Dejas atrás la plaza Jemaa El Fna, el teatro al aire libre de Marrakech, entras en la medina, callejeas, pasas la plaza de las especies y dejamos la plaza de las verduras entre vespinos de los 80, bici-carros, y el gentío que se dirige a sus casas y al torcer por un estrecho callejón, una puerta de madera oculta mi riad.

 

Riad-Karmela-Marrakech-9

 

Nada más entrar me recibe Joel, el dueño y gerente del Riad Karmela. Su asistente me guía fuera de la recepción y ante mis ojos aparece un patio andaluz de blanco puro con decoración y diseño árabe. Varios naranjos hacen de sombra para los sofás y la pequeña fuente que borbotea, Como es tradicional en la recepción de nuevos húespedes me traen un té con pastas para darme la explicación sobre el riad y una pequeña orientación sobre Marrakech. 

 

Riad-Karmela-Marrakech-18

 

Riad-Karmela-Marrakech-11

 

 

El Riad Karmela cuenta con varias habitaciones superiores y junios suite. Si nos apetece cenar, tienen restauración bajo reserva. En mi caso les pedí para el primer día una recomedación de restaurante típico dentro de la Medina. Si queremos aprovecha nuestra estancia en el riad y relajarnos con un hamman o un masaje tradicional no hay más que hablar con el servicio y nos darán una hora para nuestra cita, los tratamientos y masajes se dan dentro del riad por personal propio.

 

Riad-Karmela-Marrakech-17

 

En el riad está preparado para descansar, podemos tomarnos una copa en el patio sentados en sus sofas a la luz de las velas, o subir a la terraza y admirar las vistas 360 de la medina de Marrakech. El servicio de Raid Karmela es muy atento y familiar pero en ningún momento notas su presencia.

Las habitaciones están completamente equipadas para una estancia top, cesta de fruta de bienvenida incluída, y unas habitaciones amplias y cálidas. Cada una con estilo diferente.

Mi estancia de 3 noches en el Riad Karmela fue una auténtica experiencia de descanso despúes de las largas caminatas por Marrakech y la incesante acumulación de gente, motos, bicicletas, burros, carros entre olores de especies y miles de colores que hacen de Marrakech un lugar especial al que siempre hay que volver.

 

Tour-Viajes-Marrakech-6

 

 

Riad Karmela