Uns pican e outros non!!!

Los pimentos de Padrón, tan típicos de Galicia, fueron importados de America del sur de la mano de misioneros de la orden Franciscana, que se instalaron en el convento de Herbón a principios del siglo XVII.

En la parroquia de Herbón el cultivo de este tipo de pimientos ha pasado de generación en generación y con el paso de los años, la variedad originaria se ha ido adaptando al suelo de la zona, diferenciándose de la especie originaria de mayor tamaño y picor.

Como ya se sabe esta variedad tiene la particularidad de que algunos pican y otros no.

Existe un gran debate sobre como diferenciarlos, algunos dicen que los más grandes, puntiagudos y mates son los que más posibilidades tienen de darnos algún que otro susto

En realidad esta propiedad se debe a la presencia de capsicina, se trata de un compuesto químico que solo generan algunos pimientos en respuesta a la falta de agua y sobre todo a la incidencia del sol. Algunos agricultores en la recolección distinguen los expuestos al sol de los que han sido cultivados a la sombra, y la proporción habitual es un puñado de los cultivados al sol y unos cuatro de sombra.

Durante este mes y los tres siguientes estarán en temporada y es el momento perfecto para disfrutar de todo su sabor.


Ojo!!!
Para el alivio de los síntomas, os podéis beber litros y litros de agua que no pasará,es más, arrastraéis las esporas y os picará toda la boca.Para que desaparezca ese peliagudo picor, tomar unos cachos de pan.Por què? El pan arrancará las esporas y adios picor.