Laxe – Arou ( 17,7 km. – 430 m. de desnivel )

Laxe, o conocido por Portozás en una serie de televisión que retrataba la vida en a Costa da Morte, y sobre todo la dureza de la vida ligada al mar, donde un golpe de mar puede llenar de tristeza un pueblo entero.

Salimos de Laxe pasando por la iglesia de la Atalaya para dirigirnos al faro por la ruta da Ínsua. Al llegar al Faro de Laxe podemos ver el resto de la ruta hasta Camelle pero antes tenemos que fijarnos en cuatro lugares importantes de la ruta.

La Espera, muy cerca del faro, un símbolo que representa la angustia de una familia cuando el marido se va a la mar sin saber si volverá de la rudeza del Atlántico.

Ponteceso-Laxe

La Furna de la Espuma, cuando el mar pega sobre el monte da Ínsua procuce un efecto digno de ver, una lluvia de espuma sobre el acantilado. Debemos pasar con cuidado sobre las espuma y las rocas!

La playa de los cristales , cuando el hombre se pone en contra de la naturaleza arrojando restos sobre la costa y el mar, la madre naturaleza se encarga de remediarlo en forma de arte y espectáculo.

Ponteceso-Laxe-2

Y como no, el faro de Laxe, lugar idóneo para puestas de sol, al que llegamos a través de un sendero muy colorido en primavera debido a la planta invasiva de la uña de gato.

Ponteceso-Laxe-9

Después de pasar estos tres lugares empieza la subida hasta el Peñón de Soesto, desde allí tenemos unas vistas espectaculares de la playa de Soesto, una playa de arena fina y blanca perdecta para un baño de verano y quedarnos acampados allí. Solitaria y sin luces cerca, podemos comtemplar la Vía Láctea a simple vista.

Camiño-faros-Laxe-Arou-83

Bajando el peñón cruzamos la arena de Soesto hasta llegar a la punta de Catasol y la playa de Arnado, desde allí enfilamos la laguna de Traba. Un espacio protegido por Medio Ambiente debido a la cantidad de aves que habitan allí y aprovechan para hacer la puesta.

Desde Mordomo donde podemos hacer parada para comer en el único bar que hay, al final de la playa de Traba, comienza un camino distinto y peculiar. Dicen en los faros que te translada al cuento de Lilliput. Piedras enormes y con multitud de formas.

Camiño-faros-Laxe-Arou-145

Camiño-faros-Laxe-Arou-147

Las Rocas de Traba, este tramo merece la pena hacerlo con mucha calma, dependiendo de la luz y nuestra inspiración, en cada roca encontraremos una forma distinta. Monos, tortugas, orcos… piedras redondas que llegan hasta el mar donde podemos para y echarnos a respirar el Atlántico.

Después de pasar las rocas llegamos asta Sabadelle, el antiguo puerto ballenero.

El siguiente lugar de la ruta es la villa de Camelle. Un pequeño pueblo de gentes dedicada al mar, este punto de a Costa da Morte fue lugar de multitudinarios naufragios. Gentes de mar que muchas ocasiones arriesgaron su vida para ayudar en el salvamento y rescate de los náufragos.

En la ensenada había unas rocas, a Pedra do Porto, que fueron demolidas en 2005 y donde tres barcos acabaron su viaje contra ellas.

El Yeoman, un vapor inglés con 4000 toneladas de carga general, 2500 de sal y 1500 de carbón se fue contra piedra una noche de febrero de 1904. De los 8o tripuantes y 4 pasajeros, sólo murieron 4 personas que aparecieron en la playa de Arnado.

Otro barco fue el Natalia, un barco que venía de A Coruña de vaciar parte de su carga. Navegando entre la niebla una noche de enero de 1915 batió contra la piedra sin dejar víctimas mortales, tan sólo se perdió su carga que fue apareciendo en los días posteriores.

Equipado con la mejor tecnología el petrolero ruso Boris Sheboldaev, una noche de marejada y niebla batió contra la piedra, tan sólo tardo media hora en partirse en dos y quedar a oscuras. Entre los gritos desesperados de la tripulación los rudos marineros de Camelle se dirigieron al rescate. No era una noche fácil, el barco estaba colocado paralelo  y el mar lo golpeaba contra la costa, a pesar de ellos sonsiguieron rescatar a 28 de los 41 tripuntales. Es resto fue rescatado el día siguinte, estaban a salvo con el capitán en la proa.

A pesar de ir vacío, fue la primera marea negra que sufrió a Costa da Morte.

Otra marea negra más reciente en esta costa se llevo la vida de un personaje que se quedó fascinado de este lugar, Man.

Man era un alemán que llegó a Camelle en un viaje de ocio, fue en 1962 cuando llegó a la villa, y fascinado por la belleza se estableció en el pueblo.

En un principio, destacaba por su corpulencia y por su pulcra vestimenta: siempre iba bien vestido, acudiendo a misa todos los domingos y relacionándose mucho con la gente.

Pero un desengaño amoroso con una profesora del lugar lo llevó a una transformación que llega hasta nuestros días. Compró un terreno y construyó allí, con sus propias manos, un pequeño refugio donde empezó a forjar esta relación tan peculiar entre el hombre y el mar.

Camiño-faros-Laxe-Arou-172

Gran deportista, nadador y con dieta vegetariana lo mantuvieron fuerte hasta sus últimos días. Hacía grandes caminatas hasta los montes cercanos para recoger material para sus obras.

Su museo era una colección de piedras, artes de pescas, huesos de animales perfectamnte conjuntados.

El 16 de noviembre del 2002 la primera oleada de fuel del Prestige inundaba su museo. Man declaraba: “Yo decir que esto no debe limpiarse nunca…, ser episodio de la Historia. Quedar así debe, para todos recordar quién es hombre, porque hombre no querer a hombre, ni a mar, ni peces ni playa.”

El 28 de diciembre Manfred Gnädinger fallecía y con él una obra única…

Horario Museo del Alemán (Camelle)
Julio y Agosto: De 11:00-13:00 y 16:00-19:00 (lunes cerrado)
Resto del año: Fines de semana y festivos de 11:00-13:00 y 16:00-19:00
Teléfono: 981710224

Para terminar la ruta, en la casa de Man tomamos las señales hacia la izquierda para terminar en en el pequeño pueblo de Arou.

Camiño-faros-Laxe-Arou-77

Mapa de la ruta

Laxe arou

-Informe de seguridad para imprimir en pdf antes de la ruta :descargar informe de seguridad 

-Track de la ruta : descargar en wikiloc

-Más info útil de la ruta en: Camiño dos Faros