Muchos conocen las Fragas do Eume, pero hay unas grandes desconocidas muy cerca de Betanzos, las Fragas do Mandeo.

Cormoranes en el Mandeo

Para mi estas fragas, es mi lugar de desconexión.

Para localizarnos en ellas me centraré en Chelo,donde está el centro de interpretación.

Cerca del centro tenemos un merendero bajo lasombra de los carballos.Podemos estar comiendo rodeados de la música que produce los rápidos del río Mandeo, o el paso del agua por los antiguos conductos del molino.

Si lo nuestro es la fotografía y disfrutar de una ruta muy pequeña (8 km), aquí encontramos la mezcla perfecta.

Puente de A Cabra

Durante la ruta circular que parte del centro de interpretación, y sigue el curso del río Mandeo hasta la presa del Zarzo,podemos rodearnos de mágicos colores en cualquier época del año.Los amantes de la fotografía me entenderán, esos verdes y amarillos de primavera y los marrones de otoño en días soleados.

Balneario de O Bocelo

Para no desvelaros mucho la ruta y que os entren ganas de conocerlas,os diré que pasaréis entre enormes piedras de formas morfológicas,varios molinos de agua, playas fluviales, saltos artificiales para salmones y truchas,dos puentes de dudosa consistencia, una estación hidroeléctrica y un antiguo balneario abandonado donde aún brota agua sulfurosa.Todo esto acompañado de flora y fauna autóctona,con música tan relajante que produce el río Mandeo.