El Cementerio de los Ingleses

Cada barco Británico que pasaba,lanzaba unas salvas en honor a sus marineros…

Pocos cementerios habrá en el mundo, más alejados del mundanal ruido, que el Cementerio de los Ingleses, un pequeño cercado de granito en la salvaje ensenada do Trece, en el concello de Camariñas.

Fueron 8 los naufragios en la zona y 245 las víctimas que se cobró la mar pero la más fatídica fue la de HMS Serpent.

A ocho kilómetros del faro de Cabo Vilán yendo por la carretera de tierra que bordea la costa en dirección a Arou.A las 23:00 de la  noche del 10 de noviembre de 1890, el torpedero británico Serpent,llevando días desorientado por la mala mar y la mala visibilidad,embarrancó contra la punta de O Boi.

¨…A las 21:00, los mandos vuelven a discutir sobre la posición del buque, ordenando un cambio de rumbo al oeste y pidiendo el Comandante que el vigía buscase la luz del faro del cabo Villano por la banda de babor. Pero la noche era cerrada y el vigía de babor ni siquiera oyó las rompientes. A las diez y media de la noche, Gould y Burton descansan en cubierta con el chaleco salvavidas puesto. Dichas prendas no eran de uso general en la Marina de la época, contando el Serpent únicamente con 25 chalecos para 175 hombres.

Cuando el casco del Serpent crujió al encajarse contra la Punta do Boi a una velocidad de unos nueve nudos, la mayoría de la tripulación lo confundió con un golpe de mar, hasta que alguien gritó que habían embarrancado. El comandante ordenó cerrar las puertas estancas y librar los botes, orden que transmitió el teniente Richards. Luxon despertó en su coy, y el instinto le hizo coger uno de los chalecos cuando corre hacia cubierta. Es entonces cuando el Comandante ordenó poner las máquinas atrás toda, cosa que resultó imposible. Gould es el patrón del bote de babor y la mar lo hizo astillas, tragándose a los ocho marineros del bote, excepto Gould que quedó aferrado al costado del buque. Un golpe de mar arroja a Luxon al agua, separándolo del buque. Burton recibió la orden de soltar todo aquello que pudiera flotar para ayudar a los supervivientes, pero el otro bote se hizo añicos contra las rocas y el Comandante desistió de intentarlo de nuevo, ordenando a la marinería trepar a los mástiles para salvar la vida. Una ola separa a Burton de sus compañeros cuando se encuentra sujeto a las jarcias. El mar volvió a arrojarlo sobre la cubierta del barco, momento que el marinero aprovecha para desembarazarse de todo lo que le pueda impedir nadar. Cuando cae nuevamente al agua, sólo viste un jersey y el chaleco salvavidas…¨

Los tres marineros Bourton, Gould y Lacsne  empujados por la mar hasta la playa del Trece,fueron los únicos supervivientes.

Durante los días posteriores,el mar fue devolviendo los cuerpos de los 172 hombres del Serpent.El cura de Xaviña ayudado por las gentes del pueblo dieron sepultura a los cuerpos en el mismo lugar.El 23 de noviembre fue consagrado.

Después del accidente,la Real Armada Británica ordenó equipar a todos sus barcos con chalecos salvavidas.

Tras una visita de la escuadra inglesa en 1896 a Arousa,ordenó colocar una placa conmemorativa en el Monte Lobeira sobre una cruz que enclavara para honrar las víctimas del naufragio.Esa placa aún sigue hoy en día.

El almirantazgo inglés agasajó al pueblo de Camariñas, en agradecimiento por su comportamiento, con un barómetro, al cura de Xaviña con una escopeta, y al alcalde con un reloj.En los sucesivos años del naufragio,cada barco inglés que pasada,disparaba unas salvas en honor a los hombres que perecieron en ese naufragio y lanzaban una corona de flores.


 

 

Para llegar hasta allí tan solo podemos hacerlo de dos maneras y por el mismo camino.La primera es desde el Faro de Cabo Vilán tanto en coche como andando seguimos el camino de tierra señalizado y la segunda desde Arou seguimos la señalización Cementerio de los Ingleses hasta llegar a un desvío,donde se encuentra el cementerio de Arou,allí tomamos a mano derecha el camino de tierra que nos llevará directos.